Memoria Teatral

El Teatro Vive: comedia y escena

Teatro Luis Poma - lunes, marzo 30, 2020

 Por David J. Rocha Cortez//Fotografías René Figueroa 

Dentro de los géneros del teatro hay dos grandes entramados sígnicos cultivados por todas las culturas del mundo: la tragedia y la comedia. Ambas se han ido transformando a lo largo de los siglos en las distintas geografías. Ambos géneros han funcionado como anverso y reverso de los sentimientos y caracteres humanos, han servido para mostrar desde el escenario las formas de relacionamiento de nuestras sociedades. En nuestro continente, desde antes de la llegada de los europeos, ambos géneros eran cultivados por las distintas culturas que habitaban nuestros territorios. Para el mundo mesoamericano el uso de la risa como medio de comunicación y entretenimiento es vital, pues no solo funciona para representar los sentimientos más grotescos de la sociedad sino que, con el paso del tiempo, devino en plataforma política que criticaba las formas opresivas y de violencia. A través de la risa la voz del nativo pudo encontrar un espacio de fuga.

El Salvador como espacio geográfico perteneciente a la gran región mesoamericana guarda en su imaginario atávico el goce en la risa, el disfrute de la comedia. Quizás esta sea una de las respuestas más certeras y esenciales ante las violencias sistemáticas que las personas de este país han vivido. A través del artificio cómico los salvadoreños logran desdoblar los sentimientos y discursos censurados en el cotidiano, al mismo tiempo asisten a estas representaciones pues posibilitan la identificación con ese mecanismo de participación, resistencia, reflexión, crítica y entretenimiento.

Desde el año 2003 la sala de Teatro Luis Poma, a través de sus producciones, ha potenciado este género artístico. Revisando su repertorio encuentro un repaso por distintas visiones de la comedia que van desde las antiguas hasta las modernas. Esto ha sido un puente que conecta la sensibilidad de los espectadores y la necesidad de la sala de teatro por mantener una cartelera sistemática. Esto ha producido la constancia y crecimiento del público, la posibilidad de ser un espacio laboral para artistas del teatro y una plataforma que visibiliza estéticas disímiles del teatro.

La sistematicidad de producciones, la variedad de propuestas, la apertura a otras agrupaciones nacionales y extranjeras, más el diálogo con los gustos y necesidades del público ha propiciado que 329, 914 personas hayan asistido a los espectáculos presentados en la sala de Teatro Luis Poma desde el 2003 hasta el 2020. Las producciones propias del Poma conforman un poco más del 40% de esta totalidad, las audiencias que asistieron a estas puestas en escena suman un total de 138,965 espectadores.

Uno de los espectáculos de mayor duración temporal en la cartelera del Teatro Luis Poma es El Cavernícola, dirigida por Roberto Salomón e interpretada por Fernando Rodríguez. La adaptación del texto de Rob Becker ha estado durante diez años en cartelera. En esta propuesta la comedia pone el acento en la voz de un hombre joven que se ha casado. La obra nos devela las visiones, vicisitudes y enredos de un matrimonio joven. Este espectáculo tuvo 178 funciones y 40,812 espectadores aproximadamente.


La puesta en escena TOC-TOC, escrita por Laurente Baffie, dirigida por Salomón y actuada por Naara Salomón, Juan Barrera, Patricia Rodríguez, Oscar Guardado, Dinora Alfaro, Fernando Rodríguez y Susana Reyes, ha tenido en dos años una afluencia de 8,341 espectadores. En esta comedia se nos devela un juego de enredos que tiene como protagonistas a pacientes con trastornos obsesivos compulsivos (TOC). En ella la solidaridad y la posibilidad de la fe en el otro como ejercicio sanador, devienen en líneas fundamentales para dialogar con el público.


Por otro lado, el espectáculo Por delante y por detrás producción estrenada en el año 2004 y presentada en distintas temporadas con distintos elencos, nos muestra el derecho y el revés del artificio teatral, devela lo que el público generalmente observa en el escenario y todos los enredos que las actrices y actores viven detrás. Escrita por Michael Frayn y dirigida por Roberto Salomón este espectáculo ha sumado un total de 13,747 espectadores.


Estas tres puestas en escena nos muestran la aceptación que ha tenido la comedia en los espectadores asiduos a la sala de Teatro Luis Poma. En ellas se nos muestran distintas visiones estéticas de este género teatral. El público quiere reírse, el público salvadoreño ríe. Esa risa funciona como espacio desacralizador que permite la catarsis y se convierte en espacio disruptivo y sanador ante las disimiles violencias de cada día. Actualmente el escenario está cerrado, pues vivimos un período en el que la pandemia del covid-19 se convierte en discurso de violencia y terror en nuestra geografía. Sin embargo y a pesar de todo, el teatro vive…

//David J. Rocha Cortez (Managua, Nicaragua. 1990) Titiritero, actor, narrador oral escénico, crítico teatral e investigador cultural. Cuenta con una Maestría en Estudios Culturales por el IHNCA/UCA (2016) y una Licenciatura en Arte Teatral con especialidad en Teatrología por el Instituto Superior de Arte de La Habana, Cuba (2013). Sus trabajos de crítica e investigación cultural han sido publicados en Cuba, Nicaragua y El Salvador en medios como El Faro, revista Conjunto (Casa de las Américas), Revista de Historia (IHNCA-UCA). En 2019 publicó dos libros en Nicaragua: "Mirada zigzagueante: ensayos sobre el teatro nicaragüense" y "Crónicas de la ciudad". Actualmente reside en San Salvador.//


Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Comentario del Post



Captcha Image

Categorías


Posts Recientes


Archivo


Funciones




Teatro Luis Poma - Tel: (503) 2210-3828 - Todos los Derechos Reservados 2019 Términos de Usos | Declaración de Privacidad | Powered by: Markcoweb