Actualidad

Razones por las que el teatro es bueno para la salud

Teatro Luis Poma - jueves, abril 23, 2020

El teatro es un camino lleno de emociones, es una expresión artística que nutre el espíritu. En cada puesta en escena se representa la naturaleza del ser humano y se cuestiona lo que sucede en la sociedad. Asistir al teatro es una de las mejores maneras de entretenerse, pero también se ha demostrado científicamente que tiene efectos positivos en la salud.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) define que la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social. Por ello, el asistir a eventos culturales es fundamental para conseguir una “Mente sana y cuerpo sano” (“mens sana in corpore sano”, nace como una plegaria u oración para que los dioses ayuden a cultivar una mente sana y un cuerpo sano para mantener nuestra alma saludable). 

Ir al teatro siempre es una buena opción, podemos compartir con familia, amigos, pareja o simplemente ir solos. Con cada espectáculo -según el género- sufrimos, reímos, lloramos, imaginamos y nos introducimos a un mundo completamente nuevo. Por si fuera poco, el disfrutar espectáculos no solo nos divierte, sino que tiene muchos más beneficios.

El teatro nos lleva a situaciones emocionales extremas. Hay una gratificación positiva cuando los personajes triunfan, pero sentimos tristeza o frustración cuando les ocurre algo malo y cometen acciones impensables. En 1990 el neurocientífico Giacomo Rizzolatti descubrió las neuronas espejo. Estas neuronas tienen un efecto de observación y actuación y son fundamentales para el aprendizaje por imitación. Cuando vemos a otra persona triste las neuronas espejo provocan una respuesta parecida en el cerebro. Esto nos facilita el poder ponernos en el lugar de la otra persona y comprenderla.

Tal como la catarsis de Aristóteles en el teatro sucede algo parecido:  aplicamos la empatía con personajes que no son reales lo que resulta clave para aplicarla en casos de interacción humana. Según Aristóteles, la catarsis es la facultad de la tragedia de redimir (o "soportar la purificación") al espectador de sus propias bajas pasiones, al verlas proyectadas en los personajes de la obra,3​ y al permitirle ver el castigo merecido e inevitable de estas; pero sin experimentar dicho castigo él mismo. Al involucrarse en la trama, la audiencia puede experimentar dichas pasiones junto con los personajes, pero sin temor a sufrir sus verdaderos efectos. De modo que, después de presenciar la obra teatral, se entenderá mejor a sí mismo, y no repetirá la cadena de decisiones que llevaron a los personajes a su fatídico final.

Otro dato importante es que reír siempre es bueno para la salud ya que se utilizan más de 400 músculos. Reírse durante 20 segundos tienen el mismo efecto sobre la salud que hacer tres minutos seguidos de ejercicio aeróbico. El presenciar un espectáculo de comedia hará que el cuerpo libere endorfinas y serotonina (sustancias producidas por las células del sistema nervioso central que ayuda a reducir el dolor).

Robert McGrath, psicólogo clínico de la Universidad de Winconsin-Madison asegura que la risa y el humor reducen los niveles de estrés. “reírnos implica la acción de la adrenalina y también la dopamina, una sustancia asociada con el sistema de placer del cerebro, que también está presente en otras actividades agradables como la alimentación o el sexo”, aseguró McGrath.

El presenciar una obra de teatro requiere de concentración y atención continua. Este ejercicio de concentración ayuda a estar más presente en el aquí y el ahora. En 2004 la revista científico-médica Journal of Aging and Health publicó un estudio en el que se comparaban varios grupos de personas que habían comenzado a tomar clases de teatro y asistir a espectáculos culturales y a un grupo que no hacía ninguna actividad artística. Los participantes en el estudio se sometieron a pruebas de concentración y solución de problemas. Los que practicaban y asistían a las actividades artísticas obtuvieron un desempeño más alto. La conclusión fue que el teatro puede ser un buen entrenamiento cerebral que ayude a prevenir la perdida de agilidad mental que ocurre con la edad.

Según un estudio publicado en el Journal of Epidemiology  & Community Healt el asistir a eventos culturales como espectáculos teatrales o galerías de arte tiene efectos en los estados de animo que una persona puede tener. Los investigadores descubrieron que aquellos que participaban con mayor frecuencia en actividades culturales, tenían una mayor felicidad y mejor calidad de vida. Aunque la felicidad puede resultar difícil de encontrar, no podemos negar que al salir del teatro siempre nos llevamos algo de la puesta en escena con nosotros.

Aunque pudiéramos seguir enumerando más razones de los beneficios del teatro hay una que quizá sea la más importante: el teatro no podría ser sin el acompañamiento de público, un público que crece junto a nosotros. Compartir a sala llena es lo que le da valor a cada puesta en escena. Así que cuando todo esto pase esperamos encontrarnos de nuevo en la sala del Teatro Luis Poma. Por ahora recordamos el teatro a través de fotografías y nuestras propuestas en Facebook live.

Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Comentario del Post



Captcha Image



Teatro Luis Poma - Tel: (503) 2210-3828 - Todos los Derechos Reservados 2019 Términos de Usos | Declaración de Privacidad | Powered by: Markcoweb