Actualidad

Ín-timos: de la verdad como ficción

Teatro Luis Poma - jueves, abril 22, 2021
Por David Rocha
Crítico teatral.
Colaborador del TLP

La Bocha Teatro regresa al escenario del Teatro Luis Poma, en su primer acto de la temporada 2021. Del 15 al 25 de abril presentan el espectáculo Ín-timos, una obra que entrecruza las vidas de dos presentadores de comerciales de televisión. El espectáculo es protagonizado por Dinora Alfaro y Óscar Guardado, con escenografía de Cuevas Álvarez y diseño sonoro de Francisco Huguet.



Desde el punto de vista de la producción, el espectáculo constituye un giro dentro de la trayectoria de la agrupación. La Bocha Teatro, con 18 años de trabajo ininterrumpido, ha venido construyendo un modelo de trabajo en el que hay un elenco base y se invitan a directores a montar los espectáculos, proponen un teatro que nace desde los actores. En el caso de Ín-timos, Alfaro y Guardado llevan a cabo distintos roles como la dirección, la dramaturgia y la actuación. Acompañados de Álvarez y de Huguet, el equipo da forma a un espectáculo producido desde la horizontalidad.



Al presenciar la puesta en escena sobresale el doble juego con la realidad y la ficción. En este sentido, vemos cómo se van develando los mecanismos de la verosimilitud escénica, entendida como un armado artesanal que refiere a una impresión de verdad. La historia que se desarrolla tiene dos líneas narrativas que se van trenzando y complejizando a través de la progresión dramática. Vemos una serie de comerciales donde los presentadores nos venden productos inverosímiles acompañados de sentimientos, sobre esto volveré más adelante; por otro lado, se nos muestra la relación de los mismos personajes pero ahora desde el camerino, donde ocurren diversas situaciones sostenidas desde la intimidad. La relación de las dos líneas narrativas evidencia la posibilidad de crear mecanismos donde la ficción está presentada como verdad y, al mismo tiempo, como una mentira construida por la convención escénica.



A partir de esto, la puesta en escena se nos muestra como un escenario de la metateatralidad, es decir del teatro dentro del teatro, en este caso con una estética desplazada de lo televisual a lo escénico. En la línea narrativa de los anuncios comerciales se nos muestra esta potencia de la ficción, contrastada con las escenas del camerino que se muestran como esa “realidad”. Los anuncios comerciales van mostrando un registro que se mueve dentro de los cánones de la comicidad, la exageración, el kitsch, el pastiche, todo conjuntado para crear el discurso de la ficción, de la mentira, de la máscara social. Estamos ante imágenes intolerables que se nos muestran a partir de la comedia negra. En este sentido, el mecanismo cómico funciona para crear un distanciamiento y una reflexión mediada por la risa. Mientras el espectáculo avanza los comerciales nos van vendiendo situaciones y problemáticas sociales que se tornan más crudas: la soledad, el desamor, la belleza delgada, la trata de personas y la migración, el feminismo y la violencia machista, entre otros.



En este efecto de realidad, verdad y ficción juega un papel fundamental la escenografía de Cuevas Álvarez y el trabajo sonoro de Francisco Huguet. El primero, hace uso de una artesanía que evidencia la falsedad del set televisivo basada en la estética caricaturesca, el segundo apuesta por construir un campo sonoro que nos lleva de inmediato al universo de los comerciales. El diseño de luces, también de Cuevas, tiene algunos momentos que dificultan la mirada de las audiencias. Sin embargo, el trabajo de estos dos artistas constituye lenguajes que argumentan dentro de la obra.


Esta escenificación tiene en la estructura actoral otro eje que la sostiene. Si estamos hablando de que La Bocha produce un teatro a partir del actor, este espectáculo lo deja en claro. Dinora y Óscar demuestran sus técnicas actorales aquí, muchas de ellas ligadas a la verdad y la transparencia del mundo del clown. Además, recurren a juegos escénicos donde la imaginación es un acto fundante, recurren a la máscara facial y a la caricatura como recursos expresivos, además hay un trabajo corporal que se matiza según las premisas de cada escena.
 
El espectáculo Ín-timos de La Bocha Teatro, me lleva a pensar en el filósofo francés Guy Debord y la sociedad del espectáculo, en tanto que nos revela las formas en que nos relacionamos con la realidad a través de las imágenes de los medios de comunicación de masas. La puesta en escena es una crítica, desde la risa, a nuestra sociedad de consumo que no logra cuestionarse las ficciones transmitidas por las pantallas, sino que las asimila sin mayor problema. Estamos frente a un espectáculo que devela los mecanismos hostiles de la sociedad que construimos a diario.

Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Comentario del Post



Captcha Image

Categorías


Posts Recientes


Archivo


Funciones





Teatro Luis Poma - Tel: (503) 2210-3828 - Todos los Derechos Reservados 2021 Términos de Usos | Declaración de Privacidad | Powered by: Markcoweb