Actualidad

Entrevista con Emy Stephany Mena intérprete de Julieta Capuleto

Teatro Luis Poma - viernes, marzo 01, 2019


Por Hazel Herrera 

De pequeña, Emy Stephany  deseaba ser cantante y se imaginaba en los escenarios dando conciertos.  En el camino fue descubriendo que su verdadera vocación y pasión era hacer teatro. Estudió un Técnico en Artes Dramáticas en la Universidad Dr. José Matías Delgado.

Emy también fue parte del elenco de la obra La Canción de Nuestros Días, con el grupo La Zebra, que en el 2014 ganó el Premio Ovación, que es otorgado por la fundación Poma y el Teatro Luis Poma. En la actualidad, interpreta a Julieta, en el clásico Romeo y Julieta de William Shakespeare.

¿Cómo empezó tu historia con el teatro?

Desde chiquita siempre estuve inmersa de manera indirecta o directa. En el colegio, siempre declamé poemas, estuve en el coro del colegio desde tercer grado. Entonces, de una u otra forma siempre estuve involucrada. Ya más formalmente, empecé en el 2014, con La canción de nuestros días, obra dirigida por Jorge Ávalos y Alejandra Nolasco. Estuve en La Zebra con Lilibeth y Larissa, quienes han sido mis compañeras en todos los proyectos. Luego estuve en proyectos un poco más pequeños. Participé en Circus Contemporaneum haciendo ciertos trabajitos. Trabajé con Diana Aranda en un musical. Fuimos a Ecuador con La Zebra, ahí estuvimos recibiendo un taller de teatro; hemos ido a Guatemala y hemos estado en un montón de lugares con La canción de nuestros días. También he hecho un par de audiovisuales: dos largometrajes y un cortometraje. Estudié el Técnico en Artes Dramáticas de la Matías y ahorita estoy en actuación para cámara en Sivar Actor's Studio y también practico danza en telas.

¿Siempre quisiste ser actriz?    

Bueno… fíjate que de chiquita yo decía que quería ser cantante, me imaginaba en conciertos. Ya más grande no sabía que quería ser. Mis papás estudiaron psicología, entonces me dije: bueno, quizá por ahí puede ser. Pero, fue hasta que vi una obra que presentó Alejandra Nolasco en el Colegio Champagnat. Cuando la vi en el escenario me dije: quiero hacer teatro. Siempre cuento esta historia. Creo que fue una señal divina. Podría decir que es gracias a Alejandra Nolasco que estoy en el teatro y estaré eternamente agradecida con ella.

¿Podrías decir que a partir de ese momento empezó todo?

Sí, en ese momento lo supe. El único problema es que no sabía cómo lo iba a hacer. Eso me pasa bien seguido, el no saber cómo voy a lograr las metas que quiero. Lo único que sabía en ese momento es que lo quería lograr y, de alguna u otra forma, confiaba. Las cosas fluyen y pasan, después de eso agradezco mucho.

¿Y cuándo decidiste estudiar el Técnico en Artes Dramáticas?

Yo comencé estudiando psicología porque no sabía adónde hacer teatro. Había estado preguntando con algunas personas, pero nadie sabía decirme. Hice un taller de teatro con Alejandra Nolasco y en marzo hice el casting de La canción de nuestros días. Volviendo al Técnico, cuando terminé el primer ciclo de psicología en el 2014 abrieron el Técnico en Artes Dramáticas y sin pensarlo dos veces decidí cambiarme.

Era la primera vez en la historia de El Salvador que una universidad abría una carrera como esta, avalada por el Ministerio de Educación. También está el CENAR que es muy bueno, siempre lo recomiendo. Tiene a los maestros, tiene el espacio y tienen muchos años de experiencia, pero no está avalado por el MINED y eso es una verdadera lástima.

En ese momento no tenía otra opción, hasta que abrieron el Técnico en Artes Dramáticas. El único problema es que llevo desde el 2018 esperando por mi graduación. La Matías es muy burocrática y a pesar de ser la primera universidad que te ofrece esta carrera no ha sido capaz de graduar a la primera generación. Llevo un año esperando mi graduación, terminé el último ciclo en julio del 2017, pero por papeleos y burocracia me ha tocado esperar. Ya estamos en febrero de 2019 y sigo sin graduarme. Nadie se ha graduado, hay personas que continúan llegando con la esperanza de terminar el técnico y al final no pasa nada.

¿Qué dijeron tus papás cuando les comentaste que te ibas a cambiar?

Me apoyaron. Ellos supieron todo el tiempo que yo quería dedicarme al teatro y ser actriz. Una de las cosas que agradezco en la vida es el papá y la mamá que tengo, son personas inigualables. Me pongo a pensar ¿qué clase de persona apoya a su hija a estudiar teatro en El Salvador? Están locos, o qué les pasa. Pero, mis papás solo me dijeron: hacé lo que a vos te gusta, pero hay que meterle con todo.

El apoyo que recibo de mi familia,de mi hermana y novio. No sé qué haría sin ese apoyo, creo que eso me ha impulsado hacía adelante. En los momentos de crisis, de duda y de no saber si tomé la decisión correcta, ellos han estado ahí y con ese calor de familia siento que todo estará bien.  Incluso en los momentos de crisis y de duda de no saber si tomé la decisión correcta, con ese apoyo y calor que me da la familia siento que todo está bien.

¿Cuándo fue tu primer acercamiento con Romeo y Julieta?

Comenzamos en octubre de 2017. Hicimos un par de improvisaciones con Roby y Pechán. En ese momento era trabajar en la relación de Romeo y Julieta, además de leer los textos. Yo no quise ver películas, ni ver ninguna referencia, porque tenía miedo de contaminarme al ver lo que otras personas pudieran hacer y preferí trabajarlo desde cero e ir descubriendo quien es esta niña.

Creo que hasta este año descubrí quien es Julieta. El año pasado todavía estaba batallando con el miedo y la inseguridad de lo que iban a decir las otras personas. No sabía si lo estaba haciendo bien o mal. Puedo decir que he disfrutado el proceso. Cada presentación es diferente, y es bien rico ver como la obra ha ido evolucionando.

Es una lástima que las temporadas sea tan cortas, pero, claro, no tenemos un público tan grande. Además, es chivo que el Teatro Luis Poma tenga tanta variedad de propuestas escénicas.  Eso lo agradezco mucho porque me parece que es una manera de empezar a construir un público y educarlos.

¿Cómo fue ese proceso para interpretar a Julieta?          

Fíjate que Roberto me había dicho que quería que fuera Julieta, solo que en ese momento no había encontrado a Romeo. Entonces era una Julieta sin Romeo. Por esta situación, no estaba segura, porque hasta no tener nada concreto mejor no me ilusionaba. Luego, pasaron meses y recuerdo  que una vez hasta vine a hacer una lectura del texto para una audición que tuvieron para Rosa mexicano.  Leí un monologo con varios chicos (entre risas bromea y dice: me sentí como en Hollywood).  Después de eso pasó un montón de tiempo y pensé que ya no se concretaría. Hasta que un día vine porque Roby quería hablar conmigo. Fue ahí cuando me dijo que Romeo y Julieta iba. Recuerdo ese momento porque Roberto me dijo: estás bien carnosa y Julieta no puede ser así … y yo en mi mente ¿cómo?, ¡demonios! Posteriormente me metí con un nutricionista, comencé a ir al gimnasio y me puse en forma. Tomé eso como un estilo de vida y me sirvió un montón. También empecé a prepararme mentalmente, aunque, creo que en ese momento no dimensionaba lo que significaba hacer un papel tan importante. Ahora no estoy segura si lo dimensiono, pero lo digiero mejor.

¿Qué ha sido lo más difícil de interpretar a Julieta?                           

Entender los golpes que tiene Julieta durante su corta vida. Es decir, no sé si Julieta misma puede entenderlo. La relación con la mamá, el hecho de no tener papá, que su primo favorito es asesinado, que la quieren casar con un viejo. Que el matrimonio es por obligación e interés y, al final, que el amor de su vida muere. Creo que esa sucesión de golpes es difícil de digerirla. Claro, es lo que le da un objetivo, una razón de ser a Julieta.

Julieta es una niña de 15 años que va perdiendo la inocencia. Se convierte de niña a mujer de golpe. Deja de ser una niña obligadamente como pasa muy seguido en El Salvador. Aquí hay un montón de niños y niñas que por el contexto social que les rodea se ven obligados a perder su inocencia. Creo que Romeo y Julieta es una obra que tiene vigencia.  Se va acoplando a la realidad de cada sociedad y El Salvador no es la excepción. Este país está dividido en dos. Tenemos dos pandillas, dos partidos políticos. Todo es dos: Montesco y Capuleto, por ello, hay mucho por lo cual identificarnos con una obra que fue escrita hace años.

¿Qué dicen tu familia y amigos de que interpretes a Julieta?

Mi papá está en casi todas las presentaciones. Ya se sabe que Rolando Mena estará en la función de Emy Stephany.Mi mamá siempre que puede está, igual mi hermana. Mi novio siempre está invitando a sus amigos. Es chivo sentir esa confianza y ese apoyo. Cualquiera podría decir: ay no, que está haciendo mi hija ahí arriba o mi novia besando a otro hombre, pero este no es el caso. Me siento acompañada por ellos y me siento agradecida con esta gente que tanto amo.

¿Qué debe saber el público que no ha tenido un acercamiento a Romeo y Julieta?

Generalmente, les tienen miedo a los clásicos porque se tiene la idea que son aburridos o porque da hueva, pero esta es una propuesta diferente. Pero, esta obra es diferentes, esde la traducción de Roberto Salomón, hasta la puesta en escena.  Hay baile, hay música, hay teatro y es una combinación de diferentes ramas escénicas, es divertida. Es cierto que es una tragedia, pero también es comedia.  La gente puede venir a gozar y divertirse con esta obra. Se pueden dejar llevar por la energía de estos personajes y dejarse sorprender por los personajes que no son los protagónicos. Está  Mercucio, el Ama y Petra que son personajes que la gente recuerda mucho y tienen que descubrir por qué los aman tanto.

¿Por qué Romeo y Julieta es un imperdible de esta temporada?

La mayor razón porque es un clásico de William Shakespeare, porque somos un montón de generaciones juntas en un solo elenco. Son personas que estuvieron en el bachillerato en artes hace varios años, personas que acabamos de empezar a hacer teatro, personas que vienen de la danza y personas que vienen del circo. Es imperdible porque es una pieza que une diferentes ramas del arte en un clásico y la gente puede sentir cualquier tipo de emoción aquí.



De Shakespeare. "Romeo y Julieta" de Shakespeare Dirección y adaptación de Roberto Salomón. Con Emy Stephany y Pechan Osorio


Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Comentario del Post



Captcha Image



Teatro Luis Poma - Tel: (503) 2210-3828 - Todos los Derechos Reservados 2018 Términos de Usos | Declaración de Privacidad | Powered by: Markcoweb