Actualidad

¿Cómo se construye la temporada del Teatro Luis Poma?

Teatro Luis Poma - jueves, febrero 13, 2020

La construcción de una temporada teatral es un camino que incluye resolver cada día desafíos nuevos, pero es algo intrínsecamente motivador. Sobre todo, porque implica mostrar al público puestas en escena que permiten emocionarse, soñar, reflexionar, sufrir y reír, además de contribuir a aumentar el bagaje cultural de una sociedad y los lazos sociales con el público.


Por Hazel Herrera/Fotografías René Figueroa

Desde hace más de 16 años el Teatro Luis Poma presenta una temporada anual con diversas propuestas teatrales que han ido evolucionando a través de los años. Para construir la temporada nuestro director, Roberto Salomón, nos explica que es necesario de mucha profesionalidad, pero también de mucha flexibilidad y capacidad de liderazgo para lograrlo.

¿Con cuánto tiempo de antelación se empieza a planear la temporada teatral del próximo año? Lo hacemos durante todo el año. Por ejemplo, ahora ya tengo espectáculos para el próximo año.  Ya hay tres cosas programadas para el 2021, pero la pre programación se hace alrededor de octubre, mientras que la programación definitiva la hacemos en diciembre.

Las obras que ya tiene para el 2021 y las demás obras ¿qué condiciones necesarias deben tener para ser parte de la temporada? En el caso de los espectáculos programados para 2021 son obras que ya vinieron muy tarde. Es decir, estarán listas para el 2020, pero ya no teníamos cabida para ellos en la temporada de este año.

Al seleccionar las obras que van a ir dentro de la temporada ¿cuál es el proceso de selección? Primero decidimos las nuevas producciones Teatro Luis Poma y cuáles son las producciones del repertorio del teatro que queremos volver a presentar. También vamos como espectadores para conocer las producciones que se están creando en el medio con afán de profesionalización. Fernando (Jefe de comunicaciones Teatro Luis Poma) y yo vamos a ver casi todo el espectáculo teatral que buscan profesionalización en el medio.

Te doy un ejemplo: Fernando había ido a ver “Nusiwapiltizin” (espectáculo presentado en la temporada 2019) como trabajo de graduación de las alumnas del CENAR y le pareció tan bueno que tomamos el riesgo y ha sido una cosa muy buena. Algunas veces también nos equivocamos. 

Nosotros como Teatro Luis Poma estamos supeditados a lo que produce el medio. Esto porque todavía no hay suficiente producción en El Salvador, como en una gran ciudad del mundo y poder decir: “este año vamos a trabajar sobre el tema de violencia conyugal y hay 10 espectáculos sobre el tema”. Digo que estamos supeditados a lo que produce el medio porque el Teatro Luis Poma no es solo para producciones nuestras. Además, yo no dirijo todas las producciones, el caso actual es “El avaro” que lo dirige Enrique Valencia.

Al ver todas las producciones del medio vamos construyendo una cosa que tiene pies y cabeza, básicamente es hacer escultura sobre plastilina o  barro. Algunas veces tenemos que deshacer y volver a hacer.


¿Cuáles son los retos al ser el único teatro con temporada anual? Nosotros sentimos que por ser el único teatro con una temporada continua en El Salvador tenemos la responsabilidad de presentar variedad. Si hubiera cinco teatros en San Salvador trabajando a tiempo completo en programación, nosotros pudiéramos especializarnos en un área u otra. Habría un teatro para drama, comedia, teatro musical, obras clásicas e improvisación, pero no hemos llegado a eso todavía.

 ¿Cómo organiza el contenido de la temporada?

Una de las grandes cuadraturas del círculo es darse cuenta que un actor que está  haciendo el estreno de una obra, no puede estar ensayando otra obra que estrenará el mes siguiente. Es saber gerenciar el tiempo de los actores, de los directores y de las obras, es decir, no vamos a presentar dos obras que se parecen seguidas, pero más que todo es un equilibrio del tiempo de los intérpretes.

¿Con los grupos internacionales cómo se construye esa red de contactos para contar con esas obras en el Teatro Luis Poma?

La red de contacto con los grupos internacionales se hace a través de los contactos personales, principalmente en Centroamérica, pero también en Estados Unidos, Europa y Australia. Lo que sucede es que programar grupos internacionales se ha hecho cada vez más y más difícil por los problemas de exigencia que presenta Migración y los tiempos que da para pedir los permisos de trabajo. Todo este proceso resulta muy caro y no queremos subir los precios de los boletos.  Eso ha menguado la presentación de obras internacionales. Si te fijas en los dos últimos años ha habido mucho menos espectáculos internacionales.

¿Cómo funcionan los ensayos, ya que, en la mayoría de casos en El Salvador, los actores no se dedican tiempo completo a la actuación? Nosotros en El Salvador no estamos pagando ensayos, si nosotros pagáramos ensayos tendríamos que subir los precios de las entradas. Los actores reciben un sueldo por función según contrato y los aspectos tomados en cuenta son la experiencia del actor, la importancia del personaje y el tiempo de trabajo. Hay un techo del cual sabemos que no podemos pasar porque de otro modo no se financia la obra. Claro, este techo se sobrepasa cuando son unipersonales.


¿Y cómo ha evolucionado en contenido, obras y audiencias las temporadas del Teatro Luis Poma? Yo creo, y no me equivoco en decir, que estamos haciendo obras más complejas y también estamos haciendo más comedia. Creo que es ir en conjunto con el público, el público se va desarrollando al mismo tiempo que se desarrollan los artistas y vamos avanzando juntos. El público es como un atleta que tiene que saltar una valla, si usted pone la valla muy alta el atleta no va a saltar, se quedará ahí y no entrará en el juego. Pasa los mismo con los actores, se les puede exigir más y más porque que el público tiene más experiencia. Cuando yo empecé a hacer teatro la mayoría del público no había visto teatro y esto ya no sucede o sucede mucho menos.

¿Con respecto al público que es lo que se llena más, que tipo de género? Definitivamente el público salvadoreño gusta de la comedia, pero no por eso vamos a dejar de hacer dramas.

¿Pero a la hora de construir la temporada del siguiente año toman en cuenta ese gusto para poner más comedia? No, creo que siempre hay un balance. Pero hay una cosa, usted puede montar una obra como “Arte”, “El avaro” o incluso “Toc Toc” y podría montarlas como una cosa muy negra, muy oscura, muy dolora, pero escogemos hacerlo de forma diferente. Un ejemplo es “El Avaro”, está montado como farsa completamente; he visto montajes de “El avaro” donde es un drama terrible y aquí uno se está riendo. Por ello, es muy importante el enfoque que le da el director porque cada director está completamente libre de hacer lo que mejor le parezca.

¿Durante la construcción de la temporada hay algo que sea más complejo de hacer o decidir? Bueno, te doy dos ejemplos: Yo nunca hubiera pensado en hacer “El rey Lear” si no hubiera tenido a Antonio Lemus Simún para hacer de  Lear, no se me hubiera ocurrido. Al igual con “Romeo y Julieta”, de hecho, no es una de mis obras preferidas de Shakespeare, pero cuando vi a Emy Mena en “Canción de nuestros días”, yo dije: “esta es una Julieta, aquí hay que hacer Romeo y Julieta y hay que hacerlo luego”. Entonces busco un Romeo para esa Julieta, pero realmente parte de eso, hay otras obras que yo quisiera hacer desde hace años, pero no encuentro los actores para hacerla; entonces las dejo de lado, hay obras que surgen de repente, pero a menudo los montajes que propongo son montajes que han sido pensado durante años. 

Hay una obra que estará en el tercer acto que acabo de leer hace tres meses y dije: “esta es una obra que hay que hacer ya en El Salvador”.


Comentarios
El anuncio no tiene comentarios.
Comentario del Post



Captcha Image

Categorías


Posts Recientes


Archivo


Funciones




Teatro Luis Poma - Tel: (503) 2210-3828 - Todos los Derechos Reservados 2019 Términos de Usos | Declaración de Privacidad | Powered by: Markcoweb